Se encuentra usted aquí

Inicio
El olivo podría ayudarnos a tratar la alergia

Estos últimos días, el agua se está dejando ver por nuestros campos, algo maravilloso para ellos, pero también para los alérgicos, puesto que así se atenúa la sintomatología de la alergia al polen. No obstante, estamos en mayo y es un mal mes para los alérgicos... La Organización Mundial de la Salud estima que unos 700 millones de personas en todo el mundo padecen algún tipo de alergia, patología que está creciendo significativamente en todo el mundo, independientemente del grado de industrialización del país en el que se viva. Por estas fechas y en nuestra región, un porcentaje importante de la población está pendiente de cuándo abre la flor del olivo. Para algunos, olivo es sinónimo de alergia y de una sintomatología que dificulta bastante en sus vidas durante un determinado periodo de tiempo. Pero curiosamente, en el olivo podría estar también parte de la solución a la sintomatología alérgica.

¿Cuál es mi argumento para decir esto? Un reciente estudio publicado en la revista 'European Journal of Pharmacology' indica que, un compuesto presente tanto en la hoja del olivo, la aceituna como en los aceites de oliva vírgenes, podría ser utilizado en el tratamiento de las alergias. El compuesto se denomina uvaol. Pero ¿cuál sería se efecto antialérgico? Antes de contestar a esta pregunta, quiero brevemente indicarles que, en las alergias, como las causadas por el polen, el proceso inflamatorio está siempre presente constituyendo un factor muy importante, piense por ejemplo en el caso de asma alérgico, que se desencadena por un estrechamiento de los alveolos pulmonares que impide la conveniente oxigenación de nuestra sangre y que está estrechamente relacionado con la intensidad de la inflamación de aquellos. Por otro lado, en el proceso alérgico hay un acúmulo de una células propias de nuestro sistema inmunitario, que son los eosinófilos, así como, un aumento de la producción de una proteína, también producida por las células inmunitarias, que se denomina interleuquina 5. Resumiendo, el estado alérgico lo caracteriza un proceso inflamatorio y el aumento tanto de eosinófilos como de interleuquina 5. Pues bien, el estudio al que me refiero indica que el uvaol disminuye de forma significativa los tres elementos anteriores. Este estudio se ha realizado en modelos experimentales animales pero, a la vista de los resultados, sus autores afirman que el uvaol podría ser un buen candidato para el tratamiento de la inflamación alérgica en humanos.

Realmente el uvaol es una molécula interesante. Nuestro propio grupo de investigación, publicó hace muy pocos meses un estudio en la revista 'Food & Function', en el que describíamos que esta misma molécula protege el ADN de las células mamarias humanas, lo que constituye un efecto protector frente al cáncer de mama.

El olivo es una inagotable fuente de compuestos con efectos muy significativos para nuestra salud.

 

Remedios para alérgicos al olivo

Las personas con alergia al olivo empiezan a notar sus efectos por encima de los 500 granos de polen por metro cúbico. Los primeros síntomas de esta exposición elevada al polen del olivo, suelen ser el picor y la sequedad nasal, seguidos por un leve lagrimeo y picor de ojos, que a las pocas horas, culmina en una congestión de un par de narices. Una vez llegados a este punto, nuestro organismo ya ha absorbido gran cantidad de polen y su grado de contaminación es tan elevado, que lo más efectivo es la medicación, normalmente a base de antihistamínicos orales, corticoides inhalados o incluso vacunas. No obstante, podemos tomar algunas medidas preventivas para tratar de no llegar a este punto, y en su caso poner remedio:

  • Evitar las salidas al campo y el ejercicio físico al aire libre, especialmente cerca de olivares, y sobretodo en los días de máxima polinización o mucho viento. Cuando llega ese momento, lo mejor es poner tierra de por medio entre tú y los olivos, aunque vivir en Jaén lo complica un poco.
  • Al salir a la calle, protegerse lo máximo posible de la entrada del polen por ojos, boca y nariz utilizando gafas de sol y una buena mascarilla con filtro.
  • Al viajar en coche, cerrar las ventanillas y evitar en lo posible la entrada de aire del exterior cerrando las rejillas de ventilación, aunque los vehículos modernos suelen llevar filtros anti-polen decentes.
  • Al llegar a casa, realizar limpiezas nasales con agua marina o suero fisiológico. Para ello, podemos hervir agua, sal y bicarbonato, y aplicarlo frío mediante una jeringa para limpiar bien los conductos de la acumulación de polen, que puede durar horas ahí.
  • En cuanto a la alimentación, algunos especialistas recomiendan la ingesta de ciertos productos naturales como miel, té verde, fruta y zumos naturales, entre los que por supuesto se encuentra el aceite de oliva virgen extra. De hecho, todos estos alimentos son ricos en vitaminas y antioxidantes, que regeneran y refuerzan nuestro sistema inmunológico y podrían ayudarnos a combatir los síntomas.

Pero insistimos, por experiencia propia, si sabemos que somos alérgicos al olivo y vamos a estar expuestos sí o sí a niveles altos de polen, a parte de tener en cuenta estas precauciones que siempre ayudan, es conveniente ponerse en manos de un médico e iniciar un tratamiento antihistamínico unos días antes para amortiguar los efectos del polen sobre nuestro organismo.

Fuente: ideal.es y Directo del Olivar

Comparte

Suscripción a Newsletter

LEADER  Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER)  Junta de Andalucía | Consejería de Agricultura y Pesca  ASODECO | Asociación para el Desarrollo Rural de la Comarca de "EL CONDADO" - Jaén  Europa invierte en las zonas rurales

Ver Catálogo Digital
Ver Catálogo Digital

Pago aceptado por PayPalPago aceptado con VisaPago aceptado con MasterCardPago aceptado por Transferencia Bancaria o Ingreso  Geotrust Authorized Partner